Skip to main content
Humanities LibreTexts

2.3. Diario 22jun1822

  • Page ID
    128618
  • \( \newcommand{\vecs}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \)

    \( \newcommand{\vecd}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash {#1}}} \)

    \( \newcommand{\id}{\mathrm{id}}\) \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)

    ( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\) \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\)

    \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\) \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\)

    \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\) \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\)

    \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\)

    \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)

    \( \newcommand{\id}{\mathrm{id}}\)

    \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\)

    \( \newcommand{\kernel}{\mathrm{null}\,}\)

    \( \newcommand{\range}{\mathrm{range}\,}\)

    \( \newcommand{\RealPart}{\mathrm{Re}}\)

    \( \newcommand{\ImaginaryPart}{\mathrm{Im}}\)

    \( \newcommand{\Argument}{\mathrm{Arg}}\)

    \( \newcommand{\norm}[1]{\| #1 \|}\)

    \( \newcommand{\inner}[2]{\langle #1, #2 \rangle}\)

    \( \newcommand{\Span}{\mathrm{span}}\) \( \newcommand{\AA}{\unicode[.8,0]{x212B}}\)

    \( \newcommand{\vectorA}[1]{\vec{#1}}      % arrow\)

    \( \newcommand{\vectorAt}[1]{\vec{\text{#1}}}      % arrow\)

    \( \newcommand{\vectorB}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \)

    \( \newcommand{\vectorC}[1]{\textbf{#1}} \)

    \( \newcommand{\vectorD}[1]{\overrightarrow{#1}} \)

    \( \newcommand{\vectorDt}[1]{\overrightarrow{\text{#1}}} \)

    \( \newcommand{\vectE}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash{\mathbf {#1}}}} \)

    \( \newcommand{\vecs}[1]{\overset { \scriptstyle \rightharpoonup} {\mathbf{#1}} } \)

    \( \newcommand{\vecd}[1]{\overset{-\!-\!\rightharpoonup}{\vphantom{a}\smash {#1}}} \)

    Manuela Sáenz, pintura original de Mauricio GiraldoManuela Sáenz de Vergara y Aizpuru (Quito, 1797-Paita, Perú, 1856) fue una activista y pensadora ecuatoriana que tuvo un papel muy significativo en las luchas por la independencia de Perú, Ecuador y Colombia. Participó activamente en batallas estratégicas, llegando al grado de Coronel en el ejército colombiano. Después de que estas naciones obtuvieron su independencia de España, Manuela fue parte del gobierno, especialmente a partir de su relación con Simón Bolívar, pero fue rechazada y desterrada por sus contemporáneos. Su papel histórico ha sido reivindicado desde mediados del siglo XX, y hoy se considera una figura heroica de las naciones andinas.
    [Rostro de Manuela Sáenz, pintura original de Mauricio Giraldo]


    Diario, 22 de junio de 1822


    Manuela_Sáenz-Orden-El-Sol.jpeg   Un par de días después, Manuela continúa reflexionando sobre su vida con su esposo James y sobre su encuentro con Bolívar (Su Excelencia, S.E.), que marcaría el resto de su vida. Se dice que, en los últimos años de su vida, Manuela comentaba: "Vivo adoré a Bolívar; muerto, lo venero". Este fragmento del diario expresa el comienzo de esa relación de mutua fascinación.
    [Imagen de Manuela Sáenz al recibir la Orden El Sol en Perú, en 1821. Cortesía de Wikipedia]

    Mientras lees, observa diferentes aspectos que revelan la personalidad de Manuela y su actitud ante la vida y frente a Bolívar.
    → Recuerda consultar un buen diccionario.
    ¡Puedes continuar a creando tu propio banco de vocabulario con las palabras que te parezcan más útiles!


    22 de junio de 1822

       Yo no sé qué me pasó, pero me sentí liberada de James, y en cambio retribuida por la gloria de este señor, S.E. Simón Bolívar, que se ha fijado en mí y que me hace sentir la vida intensamente.
       […] He comprobado que S.E. es un bailarín consumado e incansable, pues ciertamente baila con verdadera destreza. Esta habilidad, según él, es la mejor manera de preparar una estrategia de guerra (dijo esto sonriéndome). No quise quedarme corta y, para descollar por lo menos en algo a la altura del conocimiento de este señor, empecé hablándole de política, luego de estrategias militares (mi parecer lo tenía embelesado). Entonces me cortó y empezó a recitarme en perfecto latín a Virgilio y Horacio. Hablaba de los clásicos como si los hubiera conocido. Yo lo miraba y escuchaba entusiasmada y, cuando tuve por fin la oportunidad, le respondí dándole citas de Tácito y Plutarco. Esto le llamó mucho la atención; se quedó casi como mudo, asintiendo de mis pobres conocimientos: «Sí, sí, sí eso es; sí, sí, sí», repetía. Entonces se puso muy erguido y yo pensé que se había enfadado; pero, sonriendo, me pidió que le proporcionara todos los medios a fin de tener una entrevista conmigo (y muy al oído dijo: «encuentro apasionado»), que sería yo en adelante el símbolo para sus conquistas y que no solo admiraba mi belleza, sino también mi inteligencia.
       Me di perfecta cuenta que en este señor hay una gran necesidad de cariño. Es fuerte, pero débil en su interior de él, de su alma, donde anida un deseo incontenible de amor. S.E. trata de demostrar su ánimo siempre vivo, pero en su mirada y su rostro se adivina una tragedia. Me comentó que se sentía en el cénit de su gloria; pero que, en verdad (y esto lo dijo muy en serio), necesitaba a alguien confidente que le diera seguridad.
       […] Sé que este señor me necesita, lo sé, y yo también a él; ambos formamos un círculo de sentimientos donde la seguridad va en busca del refugio del otro. Lo que sé hasta ahora me dice que tengo razón y que mi madurez da la suficiente garantía para que un hombre de la valía de S.E. se fije en mí.
       Soy por temperamento informal, pero en tanto se requiera de mi formalidad, asisto sin ambages, agrupando mis cualidades a una potencia de servicio y obra. Soy ambiciosa y me compromete la libertad. ¿Para qué un pajarillo enjaulado? ¿un zorrillo encadenado? El venado corre como saeta veloz por los prados, y desconfiado vaga por los montes atento al ataque del tigre. Así es mi desconfianza, que, en unos, no es más que la forma de negarse a servir, y en otros (mi caso), la necesidad para sobrevivir. Sé que con este señor llegaré a la cima. Daré mis conocimientos (escasos), mi vigor y mi carácter, así como mis sentimientos, mi existencia si fuera necesaria. Mi vida será arrastrada por su gloria y suyos serán en sus días aciagos mis consuelos.
       Y bien, nos hicimos cita clandestina, que no lo fue para nadie. Esto a los dos no nos preocupa, pues solo se trata de la carcoma que impide a los débiles el enlace de dos almas correspondidas. Un poco pasar desapercibidos la maledicencia y las comidillas y las preocupaciones sociales, son la determinante para acabar con ese gusano de envidia malsana […]. Soy mujer y joven; apasionada, con mucho abandono del miramiento social que a mí no me incumbe; mi ingenio es mi intuición y me siento muy, pero muy enamorada. ¡De verdad, mi querido diario!


    Comprensión

    A. De las siguientes características descritas en el diario, ¿cuáles se refieren a Bolívar y cuáles a Manuela?

    1. joven y con mucha pasión
    2. informal, pero capaz de ser formal para servir sin dudarlo
    3. excelente para bailar, igual que para preparar estrategias de guerra
    4. en la cima de la gloria, pero con necesidad de alguien en quien confiar
    5. con inmenso conocimiento sobre los autores clásicos
    6. con pocos conocimientos, pero con vigor y carácter
    7. alguien que quiere relacionarse como igual con la otra persona
    8. fuerte, pero con gran necesidad de cariño
    9. con la disposición de dar la vida por la otra persona
    10. alguien que se muestra vivaz, pero con una tragedia en el corazón

    B. De las siguientes actitudes descritas en el diario, ¿cuáles se refieren a la relación con Bolívar y cuáles a la actitud de Manuela frente a la vida? ¿o a ambas?

    1. clandestina, para evitar rumores y prejuicios sociales
    2. sin preocupación por los prejuicios sociales
    3. hace sentir la vida intensamente
    4. ambiciosa, comprometida con la libertad, vigilante para sobrevivir a los ataques
    5. con confianza en su madurez y capacidades para ofrecer mucho
    6. de admiración por la belleza y la inteligencia de la otra persona
    7. dar y ofrecer confianza, seguridad y apoyo

    Respuestas

    A. Bolívar: 3, 4, 5, 8, 10 - Manuela: 1, 2, 6, 7, 9
    B. La relación con Bolívar: 1, 3, 6, 7 - La actitud de Manuela ante la vida: 2, 4, 5, 6, 7


    Conversemos sobre esta entrada del diario


    Conversación

    Comenta pasajes específicos del diario que sustenten tus opiniones. Aquí tienes algunas preguntas para inspirarte:

    1. ¿Por qué crees que Manuela menciona aquí a su esposo James? ¿Cómo describe la manera en que ahora percibe la relación con su marido y la manera en que percibe su encuentro con Bolívar? ¿Por qué crees que sigue refiriéndose a él en su diario como "Su Excelencia"?
    2. ¿Cómo podría describirse la relación que se ha creado entre ella y Bolívar? Tal vez te sirvan palabras como sumisión, respeto mutuo, pasión, necesidad mutua, admiración, amor a primera vista, ... ¿Qué niveles de intercambio personal revela este pasaje (afinidad política, afinidad intelectual, atracción física, intimidad personal, ambición y proyectos comunes, complementariedad, vulnerabilidad...)?
    3. ¿Por qué crees que Manuela se sentía tan segura de pasar el resto de su vida con Bolívar? Comenta, no solo su atracción, sino también las circunstancias de su vida y sus aspiraciones, sus ideales revolucionarios, sus valores.
    4. ¿Qué aprendemos sobre la personalidad y los valores de Manuela? ¿Con qué palabras y matices los caracterizarías? ¿Cómo contrastan estas características con las expectativas sociales para una dama de clase media alta en el siglo XIX? Especula sobre cómo reaccionaría la sociedad de su época ante este tipo de actitudes en una mujer, especialmente en relación con un líder tan influyente como Simón Bolívar.
    5. Comenta tus impresiones sobre el estilo, el tono y otros detalles de esta entrada del diario. ¿Qué detalles resalta? Piensa también en la expresividad de oraciones como "descollar por lo menos en algo a la altura del conocimiento de este señor" y en lo que comunican. ¿Qué otras observaciones se podrían hacer sobre la cultura y las relaciones de género en esa época?
    6. ¿Has conocido o leído sobre relaciones de amistad o encuentros amorosos de una intensidad comparable a la que describe este diario? Comenta alguna experiencia de este tipo, sea de tu vida o de tus lecturas, películas, personas conocidas, etc.

     


    2.3. Diario 22jun1822 is shared under a not declared license and was authored, remixed, and/or curated by LibreTexts.

    • Was this article helpful?